La CMDPDH dedica la presente obra a todas las víctimas de tortura y a las personas desaparecidas. Realizamos un reconocimiento especial a la incansable lucha de los familiares, a su búsqueda cotidiana y a sus acciones permanentes por lograr la justicia. Igualmente, la dedicamos a todos aquellos que han confiado en el trabajo de la cmdpdh durante sus primeros 20 años de labores, siempre comprometidos por construir un país más democrático.

También agradecemos y reconocemos la gran labor de organizaciones hermanas provenientes de la sociedad civil, quienes investigan, defienden, documentan e informan sobre las graves violaciones a los derechos humanos que frecuentemente se cometen. Sólo nos resta decir que confiamos en alcanzar un anhelo común: superar los días aciagos de la impunidad, en los que la noche y la niebla sean iluminados por el sol de la justicia.

 

 

Descargue aquí el documento completo

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: