COMUNICADO DE PRENSA

 

Se logran compromisos en la primera audiencia de México sobre discapacidad ante la CIDH

Washington DC, 23 de marzo de 2012.- El día de hoy se realizó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la primera audiencia para personas con discapacidad en México en el marco del 144o periodo de sesiones.

 

Agustín De Pavia, abogado de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) presente en la audiencia, habló sobre la carencia de datos y estadísticas, insuficiencia presupuestal, deficiencias en el marco jurídico y sobre dos casos concretos relativos a la salud. La CMDPDH tiene un amplio trabajo en la documentación de casos paradigmáticos que muestran la incapacidad del Estado mexicano de hacer garantes los derechos humanos en el país. Agustín De Pavia –persona con parálisis cerebral– mostró ante la CIDH dos de ellos.

Primero, el caso de Regina, una mujer con discapacidad intelectual que al ingresar a un hospital público los médicos, sistemáticamente fue considerada como persona “incapaz”, de tal forma que deciden sobre las condiciones de su vida. Este caso ejemplifica como las personas con discapacidad reciben tratamiento médico sin su consentimiento y peor aún, desconocen todos los síntomas que realmente les aquejan. En resumen, el Estado no ha cumplido con su obligación de brindar algún tipo de apoyo para incluirse en la sociedad con plenos derechos.

Por otro lado, el defensor mencionó el caso de una persona con discapacidad en estado de reclusión penitenciaria, Raúl Bartres con medidas cautelares ante la CIDH. Tiene una epilepsia que no fue tratada adecuadamente en su centro de reclusión, lo cual representa responsabilidad por parte del Estado y ha producido una discapacidad psicosocial. Los médicos tratantes niegan que exista una falla en el sistema de salud penitenciario, no toman medidas de atención pertinentes a personas con discapacidad y con ello incurren en violaciones sistemáticas a los derechos de este grupo de población en situación de reclusión.

Ante la evidencia de esos casos, Agustín De Pavia hizo un enérgico llamado a la CIDH "para alcanzar, a través del litigio estratégico de casos paradigmáticos, un cambio estructural que modifique las políticas públicas sobre la discapacidad para garantizar el goce de sus derechos humanos en México."

Entre los acuerdos que se lograron están la emisión de recomendaciones al Estado mexicano que redunden en el cumplimiento de los compromisos internacionales y en la mejora de las condiciones de vida de más de diez millones de personas con discapacidad que habitan en México.

Además, la generación de un mecanismo de diálogo con la sociedad civil para garantizar recursos económicos públicos y la institucionalización de los centros de salud con perspectiva de derechos humanos para las personas con discapacidad.

Finalmente, lograr la inclusión de los Derechos Económicos Sociales y Culturales (DESC) como fuente de derechos para reducir la desigualdad social y segregación de personas con discapacidad.

"Las organizaciones de la sociedad civil estarán atentas al seguimiento y cumplimiento de los compromisos y acuerdos que el Estado mexicano contrajo ante la CIDH para garantizar el respeto de los derechos humanos de las personas con discapacidad en México", sostuvo Agustín De Pavía tras su participación en la audiencia en Washington.

Por su parte, el Estado mexicano sigue insistiendo en otorgar un mayor grado de Derechos con la visión Médica de las personas con discapacidad. Como define penosamente el Dr. Campillo representante médico del poder ejecutivo: “Los enfermos mentales o con problemas de salud mental”; sigue siendo el paradigma que asocia la discapacidad con la incapacidad, es decir, que las personas con discapacidad psicosocial, mental o intelectual son consideradas como personas con discapacidad de 2do nivel, o sea personas jurídicamente incapaces sin los mismos derechos que las demás personas.

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: