Por Agustín de Pavía Frías*

En el 144 Periodo de Sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organizaciones de defensa y promoción de los derechos humanos denunciaron la sistemática violación de derechos humanos, abusos y tratos degradantes de las personas con discapacidad.

El 23 de marzo de 2012 en Washington DC organizaciones de la sociedad civil mexicanasón de los Derechos Humanos, denunciaron las violaciones a los derechos humanos de las personas con discapacidad en México. Esta fue la primera audiencia donde la CIDH analizó la situación de las personas con discapacidad a la luz de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Esta audiencia se logró gracias al trabajo de documentación que la CMDPDH y otras organizaciones han realizado y que se encuentran en el informe Abandonados y Desaparecidos: La Segregación y Abuso de Niños y Adultos con Discapacidad en México así como el Informe alternativo sobre discapacidad presentado ante el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas.

Durante la audiencia se dieron a conocer los abusos, malos tratos y actos que pueden constituir tortura a personas con discapacidad; en su participación la CMDPDH denunció que las reformas a las leyes para garantizar los derechos humanos de personas con discapacidad no son efectivas y persiste una visión médico asistencialista en la normatividad mexicana, en la que se siguen utilizando términos como incapaces, enfermos y trastornos mentales y no se utiliza el término de persona con discapacidad. El incorrecto manejo de los términos mencionados, impiden que la sociedad reconozca la situación que padecen las personas con discapacidad como una violación a derechos humanos, tortura, abusos, tratos crueles e inhumanos. Por ello se exige que el Estado realice una reforma integral al marco jurídico e implemente una política pública que respete y garantice nuestros derechos.

Ante la denuncia de la sociedad civil en la audiencia, el Estado Mexicano persiste en la visión médico-asistencialista de la discapacidad, negando una visión de derechos humanos, ejemplo de ello es la posición que el Estado expresó durante 23 minutos a cargo del Dr. Carlos Campillo Serrano, director general adjunto de Servicios de Atención Psiquiátrica, quien insistió en los servicios de salud mental, pacientes, enfermos, personas que padecen trastornos en lugar de referirse a personas con discapacidad psicosocial o mental que es el termino que utiliza la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Aunado a ello, destacó la ausencia de representantes del Consejo Nacional para Inclusión y Desarrollo de las Personas con Discapacidad, lo que demuestra una visión sesgada de las autoridades sobre el tema.

En este sentido, el Estado mexicano dijo ante los Comisionados de la CIDH que no existe una patrón de tortura sistemática o malos tratos por parte de las autoridades y que, a través del sistema ombudsman, no se tienen reportes que existan prácticas que se puedan considerar actos violatorios a los derechos humanos.

El mismo día de la audiencia, la CDHDF dio a conocer su Recomendación 2/2012. En esta investigación se demuestra que las personas con discapacidad mental o psicosocial que residen en el Centro de Asistencia e Integración Social (C.A.I.S.) “Cuemanco” del Instituto de Asistencia e Integración Social ( I.A.S.I.S.) carecen de atención psiquiátrica especializada, de medicamentos y de condiciones mínimas de salubridad e higiene.

El Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, destacó que la desatención puede considerarse ya como un problema histórico para la ciudad de México y advirtió que esas personas están totalmente invisibilizadas. De acuerdo con la Cuarta Visitadora General de la CDHDF, Guadalupe Cabrera Ramírez “este abandono institucional es una forma de tratos crueles inhumanos y degradantes, que pueden llegar a configurarse como torturas, por parte de quienes tienen la obligación de proteger y cuidar a esas personas, en este caso de las dependencias y de los funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Social, a través del IASIS.”

La Recomendación 2/2012 de la CDHDF confirma la situación de las personas con discapacidad que viven en instituciones psiquiátricas; cabe señalar que las recomendaciones que ha emitido la CDHDF sobre los derechos de las personas con discapacidad, en relación a la accesibilidad han sido cuatro: 04/2011, 11/2010, /24/2009 y 5/2009 y a la fecha ninguna se ha cumplido en su totalidad.

Esperamos que la audiencia ante la CIDH abra los ojos a todos para superar la discapacidad de la sociedad de incluir a las personas con discapacidad que están institucionalizadas y que entiendan que las normas que se refieren a la personas con discapacidad como “incapaz” o “enfermo”, niegan su dignidad. Por ello es necesario reformar las leyes que discriminan a todas las personas con discapacidad cuando se refieren a ellas como enfermos inválidos e incapaces.

* Director del Programa de Discapacidad y Derechos Humanos de la CMDPDH.

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: