El cuarto día de excavaciones está inundado de emociones fuertes, a la vez que de gran importancia para la definición del futuro rumbo de estas diligencias.

Las excavaciones en la zona 1 continuaron. Esta zona, a un lado de los baños, es donde presuntamente el Ejército mexicano torturaba a prisioneros en la década de 1970. En uno de los pozos se descubrió que la anomalía detectada por el georadar se trata de un registro de agua y una tubería en mal estado. Esa zona quedó prácticamente descartada.

Ayer se encontró una anomalía en la trinchera de la zona 1, que no obedece a alteraciones naturales del subsuelo, sino a una revoltura del terreno causada por la mano de un hombre.  Sin embargo, los peritos descubren una moneda de 1994, lo cual indica   un cambio en el terreno posterior a la desaparición de Rosendo Radilla.

A pesar de ello, aproximadamente a mediodía, sentimos un gran revuelo: los peritos anuncian que han encontrado huesos en una trinchera. Sin embargo, inmediatamente concluyen que por su consistencia y forma, se trata de huesos de animal.  Las autoridades dieron aviso inmediato a quienes acompañamos las diligencias, por parte de la CMDPDH, para coordinar la mejor forma de avisar los familiares del hallazgo con los familiares. Comunicamos la noticia y prevenimos cualquier necesidad por parte de los familiares de Rosendo Radilla y de la AFADEM.

Los familiares conmovidos y dudosos, necesitados de mayor información,  acuden de inmediato al lugar, confirmando con peritos oficiales, así como con los de la coadyuvancia, que los huesos pertenecen efecivamente a un animal.  De igual manera, los restos fueron recogidos para su análisis. En esos momentos sentimos  la importancia de estos eventos en la vida de los familiares.

Los peritos del INAH y la PGR, junto con los peritos de la coadyuvancia, explican cuidadosamente a familiares de qué se trata el hallazgo; este tipo de dinámicas son muy importantes para las diligencias en búsqueda de desaparecidas, donde se tiene que comunicar continuamente y participar de manera clara los avances de las investigaciones.

Las excavaciones en la zona 2 continúan sin contratiempo.  Este lugar, que actualmente corresponde a la plaza central de la actual “Ciudad de los Servicios”, servía de lugar de aterrizaje de helicópteros en el entonces Cuartel Militar de Atoyac. También se realizaban ceremonias militares, por lo que es ilógico suponer que se excavaran fosas clandestinas para inhumar cuerpos en un lugar tan céntrico y de tanta importancia en el cuartel. Esto nos lleva a suponer que la excavación en dicha área pudo haber sido descartada tras asegurarse que una gran plancha de concreto fue construida posteriormente a las desapariciones de la Guerra Sucia. 

Una diligencia de excavación siempre debe estar precedida por una investigación minuciosa sobre el área que se va a excavar, a fin de no derrochar recursos ni generar expectativas a los familiares que no puedan ser cumplidas.

El acompañamiento psicosocial es constante durante todos los días de excavación, y justamente hoy iniciamos formalmente la actividad central del trabajo psicosocial dirigido a los familiares de los desaparecidos. Este trabajo consiste en la elaboración por parte de los familiares de creaciones artísticas, basados en técnicas de arte-terapia, con diversos materiales y consignas. Con materiales como pedazos de manta, pinturas, estambres y fotos de los mismos familiares en actividades y diligencias anteriores,  cada familiar, de acuerdo a su propio ritmo, pueda expresar gráficamente sus sentimientos, ideas o sensaciones del momento en torno a las mismas diligencias.

Poco a poco los familiares comienzan a explorar los materiales, las fotos, a hablar de sus recuerdos e iniciar a elaborar distintas obras gráficas, construyéndolas de manera paralela a la observación de las excavaciones.  A través de dibujos de la detención de sus familiares, recuerdos de infancia, etc., los familiares realizan bordados con mensajes de denuncia y mensajes de amor y esperanza para los desaparecidos.

A lo largo del día, las conversaciones en torno a la memoria de cada uno de familiares desaparecidos comienza a fluir. Comparten entre todos el recuerdo, las historias y la vida de cada una de las personas presentes y de sus procesos de búsqueda de justicia. Trabajaremos con estas mantas por cada persona durante lo que resta de la semana, para continuar con la segunda parte de las diligencias la semana siguiente. Asimismo, un grupo de familiares comienza a pintar una manta con la consigna “Semana Internacional del Detenido Desaparecido. Verdad, justicia y reparación. Hasta Encontrarlos”, la cual será colgada en las puertas de AFADEM la próxima semana para conmemorar estas fechas.

A su vez, un grupo de hombres de la AFADEM, están construyendo una chimenea en la parte posterior de las oficinas de la organización, para facilitar la labor de quienes cocinan.

Durante la hora de la comida se reúne el grupo completo en las oficinas de AFADEM para compartir los alimentos y hablar sobre las emociones emergentes con el hallazgo de la mañana.  El espacio permite a los familiares expresar sus sentimientos, compartirlos en el grupo, aclarar dudas y plantear sugerencias para afrontar estas noticias.

Finalmente, debido a que la zona 2 ha sido prácticamente descartada y a que los trabajos en dicha zona concluirán a más tardar este sábado 25 de mayo, acordamos con las autoridades y peritos una exploración en el área del ex Cuartel Militar.  Esto, a fin de determinar alguna otra zona en donde se pueda llevar a cabo una excavación de prueba para encontrar otros posibles sitios de inhumación clandestina.

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: