–        Siete años después del feminicidio de la joven Benazir Sara Chavolla Ruiz en Tijuana Baja California, se inició el proceso penal en contra de uno de los presuntos autores materiales del feminicidio.

–        A pesar de algunos avances, las graves omisiones e irregularidades de las autoridades de la Procuraduría General de Justicia de Baja California, siguen afectando el derecho de las víctimas a saber la verdad y obtener justicia.

 

Ante la captura y procesamiento del Sr. Fernando Emmanuel Valencia Pérez, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, A.C. (CMDPDH) y la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C. (CCDH) consideran que ello es un avance en la investigación del feminicidio de la joven Benazir Sara Chavolla Ruiz ocurrido en el año 2005 en Tijuana, Baja California. Sin embargo, a ocho años de ocurridos los hechos, este es el primer proceso penal que se inicia  en el presente caso, en el que se presume la participación de varias personas en los hechos y en el que ha habido serias irregularidades en investigación. Más preocupante aún, los familiares no fueron informados de la captura por las autoridades sino por los medios de comunicación.

Benazir Sara fue secuestrada el 7 de diciembre de 2005 en Tijuana, Baja California cuando contaba con 15 años de edad. Tras ser víctima de agresión física, fue arrojada desde un vehículo en marcha en una avenida transitada en Tijuana, atada de las manos y pies. Luego fue arrollada por otro vehículo que pasaba por el lugar. Benazir Sara, o “Sarita” como la llaman familiares y amigos, perdió la vida tras estar en coma el día 13 de diciembre de 2005, a consecuencia de las lesiones sufridas.

Algunos testigos oculares confirmaron la descripción del vehículo del cual fue arrojado el cuerpo de Benazir Sara. Policiales ministeriales pudieron identificar un vehículo que correspondía a la descripción en el domicilio de Fernando Emmanuel Valencia Pérez, por lo cual fue detenido y su vehículo decomisado para el avance de la investigación. En el interior del vehículo que conducía Fernando Emmanuel Valencia Pérez, los investigadores encontraron cinco cabellos que posteriormente fueron identificados como pertenecientes de Benazir Sara.

Sin embargo, de forma inexplicable, la Procuraduría estatal de Baja California dejó en libertad a Fernando Emmanuel Valencia Pérez lo cual permitió que se diera a la fuga a Estados Unidos. Durante más de siete años se ocultó de la justicia mexicana. No fue sino hasta el pasado día 16 de agosto que fue aprehendido por autoridades estadounidenses. Tres días después, el 19 de agosto pasado,  fue entregado a las autoridades de Baja California, dictándosele auto de formal prisión el 24 de agosto.

Las organizaciones que acompañamos el caso reconocemos el avance positivo que constituye el inicio del procesamiento penal en contra de uno de los autores materiales del feminicidio por parte del Juzgado Tercero de lo Penal. Sin embargo, cabe señalar que este proceso ha sufrido graves omisiones e irregularidades por parte de la Procuraduría estatal: no se ha tratado con el debido respeto a la familia ni se ha involucrado a la coadyuvancia en los avances de la investigación para poder asegurar la debida diligencia en futuros procesos; se llevó a cabo una inexplicable puesta en libertad del entonces presunto culpable Fernando Emmanuel Valencia Pérez; y ha habido una integración deficiente de la averiguación previa que se refleja en la pérdida de material probatorio y la falta de investigación exhaustiva para identificar a los otros involucrados en el feminicidio señalados por testigos. Estas circunstancias fueron las que posibilitaron la presentación de una petición contra el Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 2011.

Por lo anterior, exhortamos al juez de la causa del Tribunal Superior de Justicia del Estado de Baja California a conducir el proceso en contra de Fernando Emmanuel Valencia Pérez con la debida diligencia, garantizando una adecuada perspectiva de género y valorando la minoría de edad que tenía “Sarita”. Exigimos que no se repitan procesos de revictimización como sucedió anteriormente cuando autoridades tomaron como línea de investigación poner en duda la buena reputación de la víctima y hasta insinuando que, de alguna manera, la joven Benazir Sara hubiera provocado su propio asesinato.

Asimismo, hacemos un llamado para que la Procuraduría General de Justicia de Baja California avance una investigación seria, exhaustiva y diligente a fin de identificar, capturar y procesar a todos los involucrados, al igual que irregularidades cometidas por las autoridades encargadas de la investigación que permitieron que la justicia se siga rezagando.


Para mayor información

· Samuel Kenny
Comunicación CMDPDH
comunicacion@cmdpdh.org
tel. (55) 55642582 ext. 114.

 

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: