México, D.F. a 5 de febrero de 2015.- Norma Mesino Mesino, defensora de derechos humanos del estado de Guerrero y dirigente de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS), ha sido objeto de difamación, amenazas y agresiones directas e indirectas en los últimos meses. Sin embargo, las autoridades de dicho estado y del Gobierno de Enrique Peña Nieto no han otorgado las medidas de protección que se comprometieron a brindar.

Desde el asesinato de su hermana Rocío en octubre de 2013, el gobierno del estado de Guerrero y la Secretaría de Gobernación (SEGOB) firmaron un acuerdo para brindar medidas de protección a Norma Mesino. Sin embargo, al día de hoy, las medidas no se han implementado, con lo cual las necesidades de protección de la defensora siguen sin satisfacerse, a pesar de los diversos ataques y actos de hostigamiento en contra de la defensora. Norma Mesino y sus colaboradores cercanos han recibido mensajes anónimos con amenazas, toma de fotografías y videos durante diversos eventos públicos donde se presenta la defensora, se han cortado las cámaras de seguridad de la casa de Norma, lo cual se suma al deficiente trabajo de las escoltas de la policía estatal, quienes constantemente se alejan del vehículo en el que ella viaja, perdiendo por completo el objetivo de su labor de protección y reacción ante un evento inusitado de peligro.

El 30 de octubre de 2014 se presentó el caso ante el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, sin embargo, la Secretaría de Gobernación respondió de manera negativa ya que en su opinión “…no pudo identificar amenazas que pongan en riesgo a la defensora…”. Es importante destacar que en la evaluación no se tuvo en cuenta el contexto del estado de Guerrero, ni el contexto histórico de la organización, ni de la familia Mesino quienes históricamente han sido víctimas de diversos ataques graves debido a su labor de defensa y promoción de los derechos humanos. La SEGOB también omitió analizar las agresiones en contra de quien fuera hasta ese momento chofer, escolta y colaborador de la defensora así como en contra de dos miembros más de la OCSS, quienes fueron detenidos arbitrariamente y torturados en septiembre de 2014, con el fin de criminalizar a la defensora y a la OCSS.

A pesar de que se han interpuesto denuncias de todas las agresiones ante la Procuraduría estatal y la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero, así como una queja presentada ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), no se ha recibido respuesta alguna. Ante esta situación, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos ha solicitado medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En vista de la ineficacia del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas dependiente de la SEGOB, hacemos un llamado al Ejecutivo Federal para que instruya a sus subordinados a ejecutar sus funciones con base en los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos, de manera que las personas defensoras de derechos humanos en riesgo reciban las medidas de protección necesarias.

De la misma manera hacemos un enérgico llamado a que la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero y la CNDH investiguen completa e imparcialmente el asesinato de Rocío Mesino, así como la detención arbitraria y tortura de los tres miembros de la OCSS en septiembre de 2014.

El Estado mexicano en su conjunto tiene la obligación de garantizar la seguridad de las y los defensores de derechos humanos y es inaplazable que cumpla con esta obligación en el caso de la defensora Norma Mesino Mesino.


Para más información:
Mariana Gurrola, Comunicación CMDPDH
comunicacion@cmdpdh.org
5664-2582 ext.114

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: