• Es momento de replantearse las políticas de drogas en México y el mundo, y poner como pilar fundamental, el respeto a los derechos humanos.
  • UNGASS 2016 será una oportunidad para plantear una perspectiva más amplia e integral, reconociendo los impactos y daños sociales causados por la actual política de drogas.
Nueva York, EEUUA, 8 de mayo de 2015.- En abril de 2016 se llevará a cabo la Sesión Especial de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (UNGASS 2016), impulsada por Colombia, Guatemala y México para discutir el problema mundial de drogas, y con el objetivo de evaluar los logros y desafíos de la actual política. Por ello, el pasado 7 de mayo la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos junto con otras organizaciones de la sociedad civil de diversos países participaron en la reunión de Alto Nivel en la ciudad de Nueva York con el fin de analizar los alcances y efectividad de la actual política internacional de control y fiscalización de drogas.La descriminalización del consumo, el respeto a los derechos humanos, la aplicación de un enfoque de salud pública, la reducción de daños, la reclasificación de sustancias, las medidas alternativas al encarcelamiento, así como la proporcionalidad de penas y las dimensiones de la política de drogas al desarrollo, fueron algunos de los temas y enfoques centrales que fueron abordados por los países durante la reunión.

Los países analizaron, principalmente, la vigencia de las tres convenciones internacionales que rigen la lucha contra las drogas, y plantearon una revisión crítica y sincera de las mismas hacia la UNGASS 2016 con el objetivo de recuperar el fin último de las convenciones en clave de derechos.

Representantes de diversos países de la región, como Colombia, Ecuador y Argentina, reconocieron que la aplicación de leyes penales debe ser el último recurso para enfrentar la problemática de drogas, particularmente frente a los eslabones más débiles de la cadena del narcotráfico, y admitieron el debilitamiento del Estado de derecho y la violencia generada por estas políticas.

Por su parte, el Secretario de Gobernación Miguel A. Osorio Chong en representación del Estado mexicano, reconoció que los avances en el problema mundial de drogas han sido insuficientes y que se trata de un fenómeno global que cada Estado vive de manera diferente. Por ello admitió que la UNGASS 2016 significa una oportunidad para plantear una perspectiva más amplia e integral, que considere lo aprendido, lo que no ha funcionado y lo que sí ha dado resultados. Habiendo reconocido los impactos de esta problemática y los daños sociales que causa, expresó que el Estado mexicano se encuentra abierto a la discusión de mejores opciones para su atención.

Los Estados hicieron énfasis en poner a las personas y a las sociedades al centro de las políticas y esfuerzos y llamaron a la participación activa de todo el sistema de las Naciones Unidas, como la Organización Mundial de la Salud, el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, UNICEF, y el Programa para Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), así como a las organizaciones de la sociedad civil, para contribuir en la definición de un enfoque integral y equilibrado de la política de drogas.

En una declaración conjunta, Argentina, Benín, Brasil, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ghana, Guatemala, México, Noruega, Panamá, Filipinas, Senegal, Uruguay y Jamaica, expresaron su firme compromiso para replantear la actual política de control y fiscalización de drogas en la UNGASS 2016, poniendo especial énfasis en los derechos humanos, la inclusión social, la salud pública, el desarrollo, un sistema de justicia justo y humano, y la cooperación internacional.

Es necesario que los análisis no queden únicamente en la discusión, la CMDPDH hace un llamado para que éstos se materialicen poniendo la dignidad de las personas en el centro de las políticas. Asimismo, invita a tomadores de decisiones, integrantes de la sociedad civil y la academia, a reflexionar y estudiar políticas que contrarresten los perversos efectos de la guerra contra las drogas que ha dejado un aberrante saldo de violaciones a derechos humanos en México. Es el momento de poner como pilar fundamental el respeto a los derechos humanos en la política de drogas en México y el mundo.


Para más información:
Mariana Gurrola, Comunicación CMDPDH
comunicacion@cmdpdh.org
Tel: (55) 55642582, ext. 114
Cel: 04455 4013 6188

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: