Surge el primer reporte de observación de la Consulta a Pueblos y Comunidades Indígenas en los Municipios de Hopelchén y Tenabo.
  • Ha comenzado la Consulta al Pueblo Maya sobre la siembra de soya transgénica en Yucatán y Campeche. La Misión de Observación, integrada por académicos, ONG, expertos e intelectuales, está presente y vigila que se lleve conforme a derecho.
  • En las primeras dos actividades de la Consulta se han dado irregularidades preocupantes que no deben continuar; pondrían en tela de juicio la validez de la misma.
Las organizaciones y ciudadanos que conformamos la “Misión de Observación de la Consulta al Pueblo Maya sobre la siembra de soya genéticamente modificada”, creada a solicitud de comunidades de Hopelchén y Tenabo a ser consultadas, damos a conocer nuestro “Primer reporte de observación de la Consulta a Pueblos y Comunidades Indígenas en los Municipios de Hopelchén y Tenabo”.Con el objetivo de contribuir a que la consulta se realice en apego a los más altos estándares internacionales en materia de derechos humanos, como Misión de Observación señalamos que durante las sesiones previas a la consulta, así como en las primeras sesiones de la fase denominada “Acuerdos Previos”, se cometieron  violaciones a los principios rectores del derecho a la consulta, tales como: que debe ser informada, culturalmente adecuada, transparente, libre, de buena fe y en respeto a los usos y costumbres de los pueblos y comunidades indígenas.

Algunas de nuestras observaciones son:

  1. Sobre la traducción e interpretación: las primeras dos sesiones fueron realizadas en castellano y no se contó con traductores-intérpretes en lengua maya; en las dos sesiones de “Acuerdos previos” hubo un traductor-intérprete, pero éste realizó su trabajo de traducción de manera incompleta y parcial y fue cuestionada por los representantes de las comunidades.
  2. Falta de información clara, precisa y culturalmente adecuada. Las convocatorias de las primeras sesiones se hicieron con pocas horas de anticipación, no se convocó a los demandantes y no se informó de manera clara, precisa y culturalmente adecuada sobre los objetivos de las sesiones convocadas. La información que se proporcionó no fue la misma en todas las sesiones.
  3. Presión para apegarse al calendario y procedimientos previamente planificados por las autoridades. No se respetó en todo momento los tiempos, procedimientos propios y usos y costumbres de las comunidades y pueblos consultados. Esta situación fue particularmente en la sesión del 15 de abril en Tenabo, donde los servidores públicos, incluyendo al visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, presionaron a los representantes de la comunidad de Emiliano Zapata a aceptar la propuesta de “Protocolo específico de consulta”.
  4. Falta de imparcialidad por parte de las autoridades y ambiente de desconfianza. Uno de los aspectos que más nos preocupa como Misión de Observación es la participación del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) en calidad de “coordinación y coadyuvancia” de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIBIOGEM) en la consulta, toda vez que dicha dependencia es una de las partes implicadas y demandadas. También resulta muy preocupante que servidores públicos de SEMARNAT, CIBIOGEM, CDI hayan realizado ofrecimientos de apoyos de programas públicos dentro de las reuniones de la consulta, ejercido presión para que alguno/s representantes comunitarios firmen actas cuando no están seguros de hacerlo, ó para que avancen de una etapa a otra en el proceso de la consulta sin consultar a sus asambleas,  ó bien proporcionado información que no corresponde aún a esta etapa de la consulta a los participantes de las sesiones, del mismo modo que han realizado declaraciones sobre la siembra de soya genéticamente modificada en la Península de Yucatán, que implicaría la violación de la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
  5. Falta de pago de los gastos de las comunidades para poder participar en las actividades de la consulta. A pesar de que las autoridades responsables de la consulta están obligadas a cubrir los costos de transporte de los representantes de las comunidades para que estos puedan participar en el proceso de consulta, los servidores públicos de CDI, CIBIOGEM y SENASICA no aceptaron la solicitud de los asistentes de que les fuera reembolsado su gasto de traslado para poder asistir a las sesiones de la consulta.
Los hechos anteriores, documentados y respaldados por esta Misión de Observación en grabaciones de audio, videos, fotografías, así como en testimonios escritos de los integrantes de la Misión y de las partes participantes entrevistadas, contradicen la definición de la consulta como informada, libre, culturalmente adecuada, de buena fe e imparcial.Por último, presentamos al final de este primer reporte una serie de recomendaciones que esperamos que las autoridades responsables tomen en consideración con el objetivo de que la consulta a las comunidades y pueblos indígenas a ser consultados se lleve a cabo en apego a los más altos estándares internacionales en materia de derechos humanos.

Misión de Observación de la Consulta al Pueblo Maya
sobre la siembra de soya genéticamente modificada

Liga al Primer Reporte completo de la Misión de Observación:
https://cayacyucatan.wordpress.com/2016/05/05/primer-reporte-de-observacion-de-la-consulta-pueblos-y-comunidades-indigenas-en-los-municipios-de-hopelchen-y-tenabo/


Para más información:
Ella Fanny Quintal: cel. 9991-895753  efqa@hotmail.com (Península);
Rodrigo Llanes: Cel. 9993-590365 rodrigo.llanes.s@gmail.com (Península);
Olinca Marino Cel 55 39964925 comunicación@serapaz.org.mx. (Ciudad de México).

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: