Sr. Presidente,

Agradecemos a la Relatora Especial por su informe y saludamos la propuesta consistente en la elaboración de indicadores para evaluar la independencia e imparcialidad de sistemas judiciales.

Coincidimos con ella en que una democracia funcional que garantice la separación de poderes, debe contar con procedimientos para el nombramiento de los más altos cargos del poder judicial que aseguren la independencia e imparcialidad de los otros poderes. Por desgracia, en México no se cuenta con procesos transparentes, objetivos y que fomenten la competencia entre los mejores perfiles para la integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Sr. Presidente,

En los próximos días se instrumentará en México un nuevo sistema de justicia penal que se caracteriza por la oralidad, sin embargo el sistema no está diseñado para tramitar las cientos de miles atrocidades cometidas en el contexto de la guerra contra las drogas de los últimos 10 años. Esos crímenes se regirán por el sistema vigente que fomenta la impunidad y las investigaciones seguirán siendo responsabilidad de las fiscalías actuales que no han querido ni podido llevar a juicio a nadie.

Como ya lo hemos dicho, las instituciones no tienen la capacidad ni la voluntad para llevar a juicio a los más altos funcionarios del Estado y a los líderes de organizaciones criminales responsables de haber cometido más de 8,000 casos de tortura, más de 140,000 asesinatos y más de 28,000 desapariciones forzadas.

Señor Presidente

Teniendo en cuenta la actual crisis de derechos humanos que atraviesa el país, hacemos un llamado a la Relatora para que le de seguimiento a las recomendaciones que previamente se le hizo a México en 2010 con un especial énfasis en las violaciones graves y los crímenes de lesa humanidad que se han cometido en el país, así como sobre el problema de la impunidad. Esto con miras a crear un procedimiento especial para México y la elaboración
de un informe anual público que refleje la dimensión de las graves violaciones a los derechos.

Finalmente, solicitamos la cooperación de la Relatora y del Consejo de Derechos Humanos para que apoye a la sociedad mexicana y a sus líderes políticos para recuperar la credibilidad del poder judicial mexicano, mediante la creación de un mecanismo internacional para combatir la impunidad similar al de Guatemala.

Muchas Gracias Señor Presidente

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: