Caso Daniel Ramos

Daniel Ramos Alfaro, de 21 años de edad, se desempeñaba como capacitador del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE) en el estado de Michoacán, por lo que desde hace cuatro años acudía a comunidades rurales para impartir educación básica. Durante los primero dos años, Ramos se desempeñó como instructor con el propósito de obtener una beca para estudiar pedagogía en la Universidad Pedagógica Nacional. Sin embargo, después de transcurrir el tiempo necesario para la obtención de la beca (dos años), Ramos decidió continuar en el programa de forma voluntaria, siendo promovido a capacitador de nuevos instructores por su destacada labor como instructor.
Con motivo de sus labores como capacitador rural, el lunes 30 de septiembre de 2013, Daniel Ramos llegó a la comunidad de Betania -perteneciente al municipio de Uruapan, Michoacán- donde permaneció hasta el día 02 de octubre del mismo año.
Según la Srita. Irene Alcauter Saucedo (Instructora de CONAFE y última persona en tener contacto con Ramos), el día miércoles 02 de octubre alrededor de las 16:00 hrs, Ramos se dispuso a partir al poblado de Nuevo San Martín, lugar en el que continuaría con sus actividades de capacitación. Desde aquí realizaría un recorrido de aproximadamente dos horas entre los poblados, mismo que debía hacer a pie y sin compañía. Sin embargo, Ramos nunca llegó a Nuevo San Martín. En dicho poblado lo esperaba la Srita. María Fernanda Argumedo García. El día 05 de octubre, los pobladores de Nuevo San Martín se comunicaron al poblado de Betania con el fin de informar que Daniel Ramos no había llegado a dicho poblado , por esto algunos habitantes de Betania salieron a buscarle por el camino que el joven debía recorrer para llegar a Nuevo San Martín. En este camino, y a aproximadamente cinco kilómetros adelante del poblado de Betania, fueron encontradas las pertenencias del joven (un portafolio, una maleta y su cartera –no fue encontrado en este lugar su teléfono celular-) y desde entonces no se tiene conocimiento alguno de su paradero.
Cabe mencionar que el mismo día de la desaparición, del joven Ramos Alfaro, presuntos elementos del Ejército Nacional arribaron a la población de Betania . Diversos testigos han manifestado que el mismo día dos de octubre, alrededor de las 12:00 hrs, el joven mantuvo una conversación con estos elementos. La conversación se llevó a cabo en las instalaciones de la escuela donde Ramos se encontraba laborando. En esa ocasión los elementos solicitaron aRamos permiso para quedarse a acampar en las instalaciones de la escuela.
El día 06 de octubre, después de ser avisados por miembros de CONAFE sobre la desaparición de Ramos, los familiares se dispusieron a interponer una denuncia por la desaparición ante el Ministerio Público en el Municipio de Uruapan. Sin embargo, el agente del Ministerio Público de dicha localidad alegó que no era de su competencia y los envió al Ministerio Público de San Juan Nuevo –acto con el cual se retrasó la búsqueda del joven-.
Ante la falta de actividad del gobierno, el día lunes 07 de octubre, familiares y habitantes de la Betania comenzaron, con sus propios medios, una búsqueda en la zona con el fin de dar con el paradero del joven Ramos. Ese día, familiares recibieron comentarios por parte de pobladores de Betania en los cuales señalaban que no era necesaria la búsqueda del joven Ramos ya que este había sido detenido por los que podrían ser elementos del Ejército. Como consta en la declaración del C. Joaquín Ramírez Alfaro  (familiar de la víctima), una comunera les dijo a los familiares de forma privada que su esposo había escuchado que los soldados lo habían levantado. También otra trabajadora de CONAFE de nombre Katia le comunicó a Yesenia Madrigal, tía del joven desaparecido, que un poblador de Betania –cuyo nombre es desconocido, pero puede ser identificado- comentó que una cuadrilla de soldados se había llevado al joven. Estos datos no han podido ser confirmado debido a que la investigación no ha sido eficaz ya que las personas que han sido señalados por los familiares como presuntos testigos del levantamiento no han sido citadas para declarar. Por otro lado, algunos no han declarado por cuenta propia ya que temen represalias de los elementos militares.
Teniendo conocimiento de estas declaraciones, los familiares de la víctima indagaron al respecto, y al cuestionar a la señora Obdulia León Ramírez, encargada de CONAFE, sobre la información de los elementos militares, ella dijo que la cuadrilla eran perteneciente a la zona militar de Carácuaro y que ellos estuvieron por esa zona desde el miércoles 02 hasta el sábado 05 de octubre. Los familiares de la víctima se trasladaron a las instalaciones de la zona militar de Carácuaro para preguntar si existían indicios del paradero de Ramos, sin que nadie les brindara información al respecto. Es pertinente señalar que las autoridades encargadas de la investigación del caso no han seguido esta línea de investigación, no obstante que se les ha requerido por los familiares de la víctima .

1470161_741867285826810_881320038_n

 

Súmate a la campaña, firma la petición en change.org exigiendo investigaciones efectivas y acciones para la búsqueda de Daniel Ramos Alfaro.

 

Share This

Comparte

Comparte este post en tus redes.

Shares
A %d blogueros les gusta esto: