Quiénes somos

Qué hacemos
Campañas
Casos
Publicaciones
Noticias
Cómo denunciar

Fiscalía local reconoce que Miguel Orlando fue desaparecido por el Ejército mexicano. La FGR debe investigar y sancionar a los responsables.

por | May 31, 2021 | Comunicados, Defensa integral, desaparición forzada

Fiscalía local reconoce que Miguel Orlando fue desaparecido por el Ejército mexicano. La FGR debe investigar y sancionar a los responsables.

Ciudad de México, a 31 de mayo de 2021.

  • La Fiscalía General de Justicia del Estado de Chihuahua encontró que Miguel Orlando Muñoz Guzmán fue víctima de desaparición forzada a manos del Ejército Mexicano, por lo que declinó competencia a la FGR.
  • La Fiscalía General de la República ya no puede debatir la existencia de la desaparición forzada, por lo que tiene la obligación de consignar a los responsables.

El 8 de mayo de este año se cumplieron veintiocho años de la desaparición de Miguel Orlando Muñoz Guzmán. Desde entonces, su familia emprendió su búsqueda y una lucha incansable para que se castigue a los responsables; sin embargo, la negligencia y complicidad de las autoridades involucradas en la investigación ha sido un enorme obstáculo para alcanzar la verdad y la justicia.  

A pesar de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) obligó al Estado mexicano a investigar y sancionar a los responsables, han transcurrido prácticamente tres décadas de impunidad. Recientemente, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Chihuahua (FGE) concluyó que Miguel Orlando Muñoz Guzmán fue víctima de desaparición forzada a manos de integrantes del Ejército mexicano. En virtud de dicha conclusión, y ante el acreditamiento del cuerpo del delito, la FGE declinó competencia a la Fiscalía General de la República (FGR) pues los probables responsables son autoridades federales.

 

A sus quince años, Miguel Orlando se integró como cadete al Heroico Colegio Militar y gracias a su gran dedicación, logró ser Teniente de infantería del 26º Batallón de Ciudad Juárez, Chihuahua. Años después, Muñoz Guzmán fue aceptado en la Escuela Superior de Guerra, noticia que hizo llegar con gran entusiasmo a su madre María Guadalupe Guzmán Romo el 8 de mayo de 1993; en dicha llamada, Miguel Orlando prometió que le volvería a llamar dos días después, en celebración del día de las madres. Sin embargo, el Ejército mexicano le arrebató la posibilidad de cumplir con esta promesa, pues la institución en la que depositó su confianza (el Ejército) lo desapareció el mismo 8 de mayo.

 

La familia de Miguel Orlando comenzó la búsqueda de verdad y justicia de forma inmediata, pero tuvieron que huir del país tras sufrir amenazas y hostigamientos por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional. El Ejército, desde un inicio, intentó desviar las investigaciones, argumentando que Miguel Orlando había desertado y viajado a Estados Unidos, versión que fue desmentida al comprobarse que un elemento del Ejército había falsificado la firma de Miguel Orlando en el documento con el que pretendían demostrar su supuesta decisión de desertar.

 

A veintiséis años de los hechos y pese a la injerencia indebida de las fuerzas armadas, la Fiscalía de Chihuahua encontró que el Ejército manipuló las investigaciones para desvirtuar la desaparición forzada. De igual forma, la FGE concluyó que la evidencia disponible permite presumir que los hechos ocurridos a Miguel Orlando Muñoz Guzmán actualizan el tipo penal de desaparición forzada por la intervención de elementos del Ejército mexicano.

 

En atención a ello, esa Fiscalía local decidió remitir la averiguación previa a la Fiscalía General de la República, quien asumió la investigación a través de la Fiscalía Especializada en Investigación de los Delitos de Desaparición Forzada. Sin embargo, a casi dos años de la declinatoria de competencia, vemos con profunda preocupación que no  se han realizado diligencias para llevar a los probables responsables ante la justicia; sino que, incluso, se optó por ignorar las conclusiones de la FGE al abrir otras líneas de investigación en donde, nuevamente, se abandona la hipótesis de la participación del Ejército mexicano.

 

Así, la FGR incumple con la decisión de la CIDH, traiciona al sistema federal, somete a las víctimas a un proceso de revictimización y demuestra su complicidad con el Ejército mexicano, condenando el caso a la impunidad absoluta.

 

A 28 años de la desaparición de Miguel Orlando, seguiremos luchando por la verdad y la justicia. ¡La FGR debe llevar al Ejército ante la justicia!

Contacto
Rodolfo Franco
Subdirección CMDPDH
subdireccion@cmdpdh.org
Cel: 5539605044

Contenido relacionado

Conferencia de prensa Caso Radilla

23 de noviembre de 2022 11 horas (CDMX)Transmisión por redes sociales @cencos y @cmdpdhObjetivos Proporcionar un espacio a los familiares del Sr. Radilla para que compartan su experiencia de lucha en el último medio siglo. Dar a conocer, al público en general, el...

Comunicado A 9 años del asesinato de Rocío Mesino, instamos a organismos internacionales a interceder ante el contexto de persecución hacia las personas defensoras en México.

El 19 de octubre del 2013, Rocío Mesino fue asesinada a plena luz del día. Previamente había sufrido ataques directos, sin que las autoridades le brindaran protección. El asesinato de Rocío se enmarca en la histórica represión hacia la Organización Campesina de la...