La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) presentó una comunicación individual ante el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria (WGAD) por las violaciones a derechos humanos cometidas contra Hugo Martínez Gorostieta, quien fue detenido arbitrariamente, torturado y acusado de delitos que no cometió por la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Desde el 29 de octubre de 2008, se encuentra injustamente privado de la libertad.

En la comunicación, se narra que Hugo fue arrestado en violación a estándares constitucionales e internacionales. Se señaló, además, que Hugo fue torturado y forzado a autoincriminarse por delitos que no cometió. Asimismo, se da cuenta del irregular proceso penal seguido en su contra así como de la sentencia que lo condenó finalmente a 113 años de prisión. 

Asimismo, a pesar de que el WGAD no exige el agotamiento de recursos internos, en la comunicación se hizo notar que Hugo Martínez usó todos los medios de defensa jurisdiccionales y no jurisdiccionales, ordinarios y extraordinarios, para intentar recuperar su libertad.  En particular, se hizo énfasis en que el caso de Hugo fue analizado en diversas ocasiones por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). 

Se puso en conocimiento del WGAD que la SCJN determinó que la detención de Hugo fue arbitraria, pues encontró que no se cumplieron con los requisitos exigidos por la Constitución para su detención. Al mismo tiempo, se le hizo saber al WGAD que –contrario a lo que disponen los criterios de Derecho Internacional– la SCJN no ordenó la libertad de Hugo, sino que simplemente excluyó pruebas. 

En el mismo sentido, se comunicó al WGAD que un Tribunal Colegiado confirmó la sentencia contra Hugo basándose en pruebas declaradas inválidas por la propia SCJN, lo que obligó a Hugo a promover un nuevo recurso de revisión que no fue admitido por la SCJN, pues un proyecto del Ministro Arturo Zaldívar estableció que el recurso de Hugo no entrañaba cuestiones constitucionales. 

Aunado a lo anterior, se hizo del conocimiento del WGAD que la Comisión de Derechos Humanos del entonces Distrito Federal emitió la recomendación 05/2018 en la que constató los actos de tortura y la detención arbitraria que sufrió Hugo, lo que dio pie a la promoción de un incidente de reconocimiento de inocencia que fue declarado infundado. 

Con la presentación de esta comunicación, buscamos que el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria contribuya a remediar el error en el que incurrió la SCJN al no ordenar la liberación de Hugo, a pesar de que fue la propia SCJN la que determinó que su detención fue arbitraria. 

Hugo Martínez ha estado injustamente privado de su libertad por más de una década, y hoy enfrenta una condena perpetua por delitos que no cometió. Desde la CMDPDH confiamos en que la justicia internacional permitirá que Hugo recupere su libertad.

Share This